Las Finanzas del Emprendedor

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

 

En el mundo del emprendimiento se ha puesto de moda en los últimos años el “equivócate rápido y barato”, así como el “testea un MVP (producto mínimo viable), y si consigues resultados, sigue por ese camino”. Estas modalidades, relacionadas con la metodología Lean, son muy válidas. De hecho nosotros las recomendamos. Sin embargo, muchas veces, con el ánimo de tener rápidamente un producto o servicio en el mercado olvidamos un detalle muy importante para todo emprendedor que sueña y trabaja por llegar a tener un modelo de negocio sostenible, y nos referimos a las finanzas.

Si queremos un negocio que crezca y se sostenga, es absolutamente necesario tener un muy buen manejo y control de todos los aspectos económicos y financieros que giran en torno al ámbito de nuestro negocio.

Con en este artículo no pretendemos que te conviertas en el mejor analista o planeador financiero. Tampoco pretendemos que después de leer esto, creas que estás plenamente preparado para manejar todos los temas financieros de tu emprendimiento. Únicamente queremos darte algunos consejos o recomendaciones que puedes tener en cuenta antes de dar el primer paso en tu nuevo emprendimiento.

En la actualidad existe mucho material y contenido que puedes buscar en internet, (incluso sin costo), al cual le puedes dedicar algunas horas para que comprendas mejor los conceptos básicos de las finanzas. Posteriormente a medida de tus posibilidades, sigue capacitándote en este tema, cada vez con mayor grado de profundidad.

Has un plan financiero. (En internet puedes conseguir varios modelos, o escríbenos y te compartimos el nuestro). Obviamente es muy poco probable que el plan se cumpla al 100%, sin embargo te ayuda a visualizar posibles escenarios y así puedes estar preparado para tomar mejores decisiones cuando se presenta determinada situación.

Es importante que incluyas en el plan todos los egresos que creas que vas a tener en tu nuevo negocio, por ejemplo, inversión en sitio web, marketing, equipos de cómputo, software, diseño, publicidad, equipo de oficina, mobiliario, arrendamientos, materia prima, salarios de empleados, y en general todos los costos (fijos y variables). Por lo general estos planes te muestran una proyección mensual, y basados en ella, puedes determinar cuánto dinero que necesitas para iniciar, y cuánto vas a necesitar para sostenerte los primeros meses (o años), antes de que consigas un punto de equilibrio, y después las utilidades. Y ya que sabes cuánto necesitas debes proyectar cuáles serán tus ingresos que vendrán en función de las ventas. De esta manera te puedes fijar objetivos periódicos y revisarlos continuamente.

Una vez inicies, debes revisar tus finanzas frecuentemente (mínimo una vez al mes). Siempre ten un presupuesto y procura cumplirlo. Revísalo frecuentemente y trata de apegarte a él lo más que puedas.

Ten en cuenta que a medida que vas creciendo vas a necesitar los servicios de un profesional en contabilidad. Es un costo que debes considerar, sin embargo, te va a ayudar mucho con funciones que tú debes ir delegando para dedicarte al objeto principal de tu empresa.

Es recomendable también que desde el principio consideres la opción de crear el fondo de emergencias o imprevistos. Recuerda que siempre será mejor estar preparado para algo que quizás no suceda, a no estarlo para algo que pude suceder.

Piensa muy bien cuándo es el momento de pasar de “tener un negocio” a “tener una empresa”. En el momento en que ter formalices como empresa puedes tener acceso a mejores oportunidades, sin embargo también incurres en egresos de temas legales y tributarios. Analiza muy bien cuándo es el momento de dar ese paso.

Si llegas a un punto en el que no sabes qué hacer, pide ayuda. Asesórate bien. A veces es mejor hacer una pequeña pausa, analizar detenidamente la situación, pedir ayuda, y luego decidir qué hacer.

Debes tener claro que las finanzas de tu negocio deben ser distintas a tus finanzas personales. Aunque no te decimos que tienes que abrir cuenta bancaria el primer día, si te recomendamos que seas muy organizado y tengas las cosas muy claras siempre. Debes saber qué parte de tu dinero se va a dedicar al negocio, y cuando se reciban ingresos tener claro que son ingresos del negocio y no tuyos. En este caso, la mejor forma de tener esto claro y diferenciado es muy simple: ponte un salario. Ese salario será tu dinero personal, manéjalo de forma independiente al dinero de tu empresa.

Por último, ten en cuenta que tu empresa va a crecer y a sostenerse solamente si tienes clientes. Enfócate en conseguir clientes. Identifica tu mercado y tu púbico. Desarrolla estrategias que te lleven a aumentar tus ventas. No te quedes en el análisis. No importa que no tengas el producto ideal cuando sales al mercado. Puedes “testear” e ir haciendo correcciones en el camino. Recuerda que “si no sientes vergüenza con tu primer producto o servicio que pusiste en el mercado, fue porque saliste demasiado tarde”.

Recuerda que puedes contar con nosotros cuando requieras algún tipo de asesoría o acompañamiento en temas de finanzas. Suscríbete a nuestro boletín para que recibas siempre los mejores consejos en temas de finanzas, emprendimiento y negocios.

×

¡HOLA!

Al comenzar el chat, entendemos que estas de acuerdo con el tratamiento de la información de acuerdo a nuestra política de tratamiento de datos que encontraras en https://www.financare.co/terminos-y-condiciones/

× ¿Cómo podemos ayudarte?