DESCONOCIMIENTO FINANCIERO COLOMBIANO

Publicado por Daniel Felipe Sandoval Patarroyo en

Cuando te hablan de tasas de interés, inflación o nivel de aversión al riesgo, puede que sean términos que hayas escuchado alguna vez en tu vida pero que realmente no comprendes.

Colombia tiene una enfermedad de carácter cultural, que impacta directamente el desarrollo del país. La enfermedad se llama desconocimiento financiero. La falta de educación financiera es un mal del que somos responsables nosotros como ciudadanos, las instituciones educativas, el gobierno y las instituciones financieras.

¿A ti te enseñaron desde pequeño a manejar tus finanzas? ¿En tu colegio viste clases de educación financiera? Tus padres, además de enseñarte valores, ¿Te enseñaron a manejar tu dinero adecuadamente y a ahorrar?

Muchas de nosotros no recibimos este tipo de educación. Es por eso que, cuando empezamos a generar nuestros propios ingresos, no sabemos cómo manejar de manera responsable e inteligente nuestro dinero. Además, en Colombia existe una prevención hacía las finanzas, inversiones y temas económicos, y lo que no conocemos nos genera desconfianza. Es un desconocimiento cultural que impacta en el desarrollo y la salud financiera de los colombianos.

Pues bien, de acuerdo con la encuesta S&P Global FinLit Survey, elaborada por McGraw-Hill, el Banco Mundial y Gallup, en el país sólo el 32% de los adultos tienen una educación financiera básica; mientras que Noruega, Dinamarca y Suecia ocupan los tres primeros lugares con el 71% de su población educada.

La educación financiera es clave para la salud financiera de la sociedad, empezando por el fomento del ahorro y pasando por otros temas que hoy en día están muy vigentes, como por ejemplo el acceso a cualquier producto financiero básico: crédito de libre inversión o tarjetas de crédito.

Cuanto más se invierta ahora en la educación financiera, ¡mejor!

Cada generación a partir de ésta tendrá cada vez una conciencia mayor sobre la importancia del ahorro, de la gestión de los presupuestos domésticos, de la importancia de entender los productos financieros que contratamos, y por supuesto, cada generación afrontará de manera natural el ahorro como una herramienta básica para el bienestar.

Una mínima educación financiera es deseable para que todos estemos preparados para preguntar, leer y entender lo que se nos pueda ofrecer en una entidad bancaria. De hecho, cuanto más informados estemos, mejores decisiones tomaremos con respecto a nuestra economía. 

Categorías: Sin categoría

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

¡HOLA!

Al comenzar el chat, entendemos que estas de acuerdo con el tratamiento de la información de acuerdo a nuestra política de tratamiento de datos que encontraras en https://www.financare.co/terminos-y-condiciones/

× ¿Cómo podemos ayudarte?