¿Piensas pedir un préstamo para pagar otro? Si es tu caso, esto es para ti

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Una de las situaciones más complicadas, y lastimosamente también una de las más comunes, es estar endeudado y no tener con qué pagar dicha obligación. La falta de educación financiera, sumada a los impulsos o compras emocionales, provocan decisiones erróneas que pueden desembocar en el sobre endeudamiento, lo que por cierto, tampoco sabemos manejar.

Y ahí no para todo, lo más usual es buscar una salida rápida ante la premura de la situación: pedir otro préstamo que permita apaciguar el problema momentáneamente. Pero, ¿Qué tan recomendable resulta esto?
Solicitar un préstamo para pagar otro es un gran error (a menos que las condiciones de este segundo crédito sean realmente favorables). Ten en cuenta que si ya existían problemas para pagar el primero, nada nos asegura que con el segundo vaya a ser diferente. Es decir, el solicitar un nuevo préstamo no implica que salgas de deudas, simplemente estás saltando de una deuda a otra. Pagarás aquella que tenías pendiente y tendrás que comenzar a pagar el último préstamo que solicitaste. Entonces, si no hay un cambio en tus ingresos, es decir, si no comienzas a producir o ganar más dinero, volverás a quedar endeudado pues tampoco tendrás cómo pagar este nuevo compromiso.
Por otro lado, es muy probable que caigas en una gran bola de nieve en la que seguirás pidiendo un préstamo para pagar otro y así sucesivamente, lo que no solo afecta tu presupuesto, sino también tu vida crediticia.

Además, recuerda que esta no es la única opción que tienes. Siempre hay una alternativa más adecuada para tu situación, como la refinanciación de la deuda o la negociación de la misma si ya te encuentras en mora.
No olvides que si ya caíste en una deuda es muy probable (¡Y muy fácil!) que caigas en otra. Cambia tus hábitos y trata al dinero con la responsabilidad que se merece. Recuerda que con un nuevo préstamo solo estás comprando tiempo. Sin embargo, tu obligación sigue viva y tarde o temprano le tienes que hacer frente.

Aunque suene muy obvio, no gastes más de lo que puedes pagar. Crea un presupuesto sincero sobre tus ingresos reales, y ajusta tus gastos a eso. Un gran error es pensar que en el futuro recibirás dinero extra, ya sea por algo que te deben o por una mejora salarial. Cuenta sólo con el dinero que ya tienes seguro, y edúcate en temas financieros.
Y claro, para responder tus preguntas o profundizar más en algún tema, ¡Escríbenos! Y juntos encontraremos la mejor solución para ti.

×

¡HOLA!

Al comenzar el chat, entendemos que estas de acuerdo con el tratamiento de la información de acuerdo a nuestra política de tratamiento de datos que encontraras en https://www.financare.co/terminos-y-condiciones/

× ¿Cómo podemos ayudarte?